Por un Transporte Digno para Jaén

Por un Transporte Digno para Jaén

Campaña de la CNT de Jaén por un transporte público digno para los y las jiennenses

December 12, 2013
by cntjaen
0 comments

¡No a la subida de tasas en el transporte urbano de Jaén!

 

La Asamblea de CNT AIT de Jaén quiere manifestar su más absoluto rechazo a la reciente aprobación de la subida de las tarifas de autobuses y taxis para 2014; medida tomada por el PP el pasado mes de noviembre y que apenas ha tenido eco en la prensa local.

Una subida del 1,4% que situará el precio del billete en 1€. Un precio inasumible en una ciudad con los salarios más bajos de España y con unos niveles de paro alarmante. Una subida que se ha llevado a cabo pese a las engañosas declaraciones efectuadas en el pasado por el Teniente de Alcalde a propósito del irreal estudio que hicieron sobre el transporte urbano en Jaén, que como jactanciosamente afirmaba “no conlleva que vaya a producirse un aumento de las tarifas”: Una afirmación de la que desdijo poco después, diciendo que “no ocultamos para nada subidas de agua ni de autobuses urbanos”. ¿Entonces qué, subían o no subían las tasas? Déjense de juegos de palabras, que ya no engañan a nadie. El hecho es que el transporte urbano en 2014 será más caro y les tocará volver a rascarse el bolsillo a los de siempre. Y esta es la segunda subida en 6 meses, después de que aprobarán que l@s estudiantes tuvieran que pagar 19 céntimos más por billete (los fines de semana y en verano).

También queremos destacar la tremenda hipocresía del Partido Popular, que desde el Ayuntamiento de Jaén defiende la subida del transporte urbano de Jaén, basándose en la actualización en base al IPC (hablando claro, en función de la subida de los precios), pero, por contra, desde el gobierno del Estado se aprueba de manera unilateral una revalorización miserable de las pensiones de solo el 0,25%, que contribuye al empobrecimiento de la tercera edad y pone aún más negro nuestro futuro y el futuro de las miles de familias que, a día de hoy, sobreviven con una pensión.

Entonces ¿en qué quedamos? La subida de los precios afecta a algunos, a los amigotes de Castillo (la empresa concesionaria, que incumple siempre las condiciones de la concesión, sin recibir siquiera ni una llamada de atención), pero la subida de los precios no afecta a nuestros mayores pensionistas. Es difícil encontrar un comportamiento más miserable y rastrero.

Además, CNT tilda de populista otro de los argumentos utilizados por el Ayuntamiento para justificar la subida: su preocupación por los trabajadores y trabajadoras de Castillo. Desde CNT manifestamos que si esta preocupación fuera real, desde el Ayuntamiento se preocuparían de que la empresa Castillo cumpliese con las condiciones reales de la concesión, que entre otros beneficios para todos y todas, generaría más puestos de trabajo, al tener que cubrirse las condiciones reales del servicio, es decir, mayor frecuencia y más líneas que realmente comunicasen los barrios.

¡Obrero si no luchas, nadie te escucha!
¡La fuerza del obrero, la solidaridad!
CNT, sin subvenciones y sin liberados.

 

August 27, 2013
by cntjaen
0 comments

La lucha por el transporte público en Brasil, motor de una revuelta popular

revuelta 20 centimos

La lucha por un transporte digno, tan sufrida por los jiennenses, es sin duda una más de las tantas luchas que afectan a todas las personas alrededor del mundo. Personas con pocos recursos que ven el transporte público como único medio en sus vidas para poder desplazarse y, poder así realizar sus vidas. A pesar de ser una lucha que se sufre día a día y a nivel local, la necesidad de un transporte público, digno y de calidad es una reclamación más que durante siglos ha sido peleada a sangre y fuego por la clase obrera. Entendiendo este derecho como fundamental en sus vidas.

Este verano, este problema en cuestión ha servido como mecha incendiaria de una rebelión en pleno siglo XXI, paralizando con protestas alrededor de toda su geografía a un gigante como Brasil. La revuelta estalló al conocer la noticia de que el alcalde São Paulo subiría el precio del billete de bus 20 céntimos, en total 3,20 reales (unos 1,12€). Es por esto que se ha bautizado a esta revuelta como la “revuelta de los 20 céntimos de real”. La subida puede considerarse mínima a nivel numérico, pero si tenemos en cuenta que los precios de los transportes públicos en Brasil son muy altos en relación al sueldo base de los trabajadores, máxime cuando no existen abonos para los que los usan de forma regular, nos damos cuenta del hartazgo de los brasileños respecto a este asunto.

Un billete sencillo en São Paulo, que permite un máximo de cuatro trayectos en tres horas (en la mayor ciudad de Sudamérica, con un tráfico infernal, muchos viajes tardan más que eso) cuesta 3,20 reales (1,12 euros). Para aquellos que tienen que hacer un viaje de ida y otro de vuelta seis días a la semana, el gasto en transporte puede superar los 200 reales al mes, cuando el salario mínimo es de 678 reales (238 euros). Como vemos, estos 20 céntimos no son más que la gota que colmó el vaso, parafraseando a los/as compañeros/as brasileños/as.

Una vez que la “gimnasia revolucionaria” surte efecto, el pueblo quería más; no les bastaba con las migajas de la explotación del servicio. De esta manera, un grupo universitario (“Movimento Passe Livre”) pidió directamente al alcalde algo tan “utópico” (según la prensa burguesa) como el pase libre en el transporte para estudiantes y la consiguiente expropiación del servicio por parte del Estado. Bajo esta protesta se fueron uniendo grupos de varias ideologías que coparon todo el país con manifestaciones, ocupando incluso la Asamblea Federal del país. Esto sorprendió bastante tanto a los políticos como a las clases pudientes, que vieron cómo esta revuelta, que estimaron rápida y fácil de controlar, se estaba convirtiendo en un verdadero quebradero de cabeza.

La represión no se hizo esperar, la policía uso sus armas contra los manifestantes con fiereza inusual, incluso atropellando a una persona en São Paulo, la cual murió a causa de sus heridas. Los dos partidos mayoritarios condenaron las protestas en un primer momento (tachando a los manifestantes de vándalos) y luego las toleraron, condenando la brutalidad policial que ellos mismos amparan y promueven. Esto no ha conseguido engañar al pueblo brasileño, el cual, harto ya de aguantar tantas injusticia, expande ahora las protestas a todos los problemas sociales que padece: recortes presupuestarios (sanidad, educación, transporte), corrupción (compro de votos en el gobierno de Lula), desvío de inversiones (copa del mundo, juegos olímpicos), pobreza extrema, desalojo de favelas, etc.

No es el primer país que sale a la calle a reclamar lo que es suyo, ni será el último. Salvando las diferencias entre ambos países, podemos apreciar cómo la corrupción, el caciquismo político, la pobreza y los recortes de derechos, salpican a Brasil y a España por igual. Es por esto que el internacionalismo de la clase obrera está ahora más latente que nunca; todos sufrimos los mismos problemas sean cuales sean las fronteras dónde estemos encerrados. En este caso, el desencadenante fue la reclamación de un servicio de transporte público, digno y de calidad; como la CNT lleva reclamando en Jaén desde hace tiempo. Algo tan sencillo y habitual en nuestras vidas puede ser la mecha que encienda una revuelta en la que el pueblo dice BASTA y empieza a conseguir en la calle los que ningún partido político le va a otorgar. Qué tiemblen, pues, si algún día está mecha termina de consumirse. Sin justicia, no habrá paz.

 

¡Por un transporte digno y de calidad, aquí y en todo el mundo!

May 4, 2013
by cntjaen
0 comments

Otra indecencia en el transporte público jiennense: la inaccesibilidad

Persona discapacitada subiendo a un autobús urbano en Jaén

A las ya mencionadas disputas, deficiencias y problemas (ya citadas en este blog) que ocasiona el transporte público en Jaén, hoy vamos a añadir una más a la larga lista de carencias de las que adolece nuestro sistema de transporte público. Hablamos del problema de inaccesibilidad que presentan los distintos servicios de transporte de la ciudad, desde el autobús -sin duda el caso más flagrante- hasta el tren. La falta de accesibilidad en estos servicios es un problema muy grave que no afecta a la gran mayoría de habitantes de Jaén, de ahí su desconocimiento, pero si a un colectivo digno de merecer un trato de igual a igual, como cualquier jiennense. Siguiendo la lógica egoísta de nuestros políticos y empresarios del sector, podemos dilucidar por qué una cantidad tan pequeña de usuarios/votantes no recibe una gran atención en sus agendas. Y es que los primeros adoran las “mayorías representativas” y ningunean a las minorías, puesto que no representan a la gran mayoría de los votantes (sic).

A la ya flagrante falta de transporte público en Jaén, acuciada por la paralización del tranvía, las personas discapacitadas deben añadir la falta de autobuses habilitados para su uso, puesto que sólo existe un autobús por línea habilitado para ello. Además, dichas personas deben confiar en que la rampa de acceso a dicho vehículo funcione correctamente, lo cual no sucede frecuentemente, puesto que dichas plataformas no están correctamente mantenidas por la empresa Castillo. Esto ocasiona que los discapacitados, en su gran mayoría dependientes del transporte público para moverse por la ciudad, deban sufrir retrasos descomunales y muchos problemas derivados de la falta de previsibilidad de los autobuses urbanos de nuestra ciudad.

Además, según un informe de accesibilidad del colectivo Fejidif, la accesibilidad en el transporte interurbano tampoco es de mayor calidad. Este informe demuestra la inaccesibilidad de los distintos apeadores de las estaciones de autobuses de la provincia, así como el hecho de que la mayoría de autobuses interurbanos que viajan por la provincia no puedan admitir ni una sola persona con movilidad reducida. Si nos centramos en la empresa tranviaria de RENFE, el resultado es similar: dos personas con movilidad reducida no pueden viajar en el mismo tren por falta de espacios reservados.

Por todo esto, reclamamos un transporte digno para todos/todas los/las habitantes de Jaén, teniendo en cuenta todas las necesidades específicas de los diferentes colectivos de discapacitados presentes en nuestra tierra. Solicitando así, que se considere la accesibilidad en el transporte público como un derecho social básico, que debe ser impuesto por los organismos públicos competentes como requisito indispensable para la prestación de dichos servicios.

Además, queremos señalar que las empresas privadas que gestionan el transporte público son las principales responsables de la ineficacia de nuestro sistema de transporte, pues ponen su lucro particular por encima de ofrecer un servicio de calidad que redunde en el beneficio de todos y todas. Pero ya sabemos que los políticos de esta ciudad y los empresarios del transporte van de la manita desde hace décadas. Y al final los perjudicados somos, una vez más, los de abajo.

March 19, 2013
by cntjaen
0 comments

El problema del transporte público en Jaén retrata a la clase política jiennense

Tranvía de Jaén en pruebasNo cabe duda de que en un contexto como el actual, de crisis política y económica, la clase política está quedando retratada ante la ciudanía. Años y años de corrupción y servilismo con respecto a los intereses de los banqueros y grandes capitalistas, están ocasionando una quiebra de la confianza de los votantes con respecto a sus anteriores líderes. Demostrado está también que los políticos jiennenses son si cabe algo más incompetentes y camorristas que el resto, como podemos contemplar por los datos que ofrece la provincia (y la capital, en concreto) en distintos ámbitos: mayor tasa de paro, gran déficit público, derroche presupuestario, etc.

Precisamente, el derroche presupuestario quizás sea lo que más está afectando últimamente a los ciudadanos y lo que, afortunadamente, más está calando en sus conciencias. Conocido es el gasto mastodóntico que supuso el tranvía para quedar encerrado, pero quizás lo que no sepan los habitantes de Jaén es lo que nos cuesta un tranvía “estático”, que no presta ningún servicio a la ciudad y cuya rentabilidad social brilla por su ausencia.

El Ayuntamiento no quiere echar a andar el lagarto “eléctrico” porque según ellos supone un gasto de 5 millones de euros anuales que no pueden pagar. Pero, lo que quizás no saben los jiennenses es que el coste anual de mantenimiento y seguridad del tranvía es de 600.000 euros anuales, coste que sí están dispuestos a pagar nuestros mandatarios, mientras demoran más y más el acuerdo que dé carpetazo al problema del tranvía (sea cuál sea la solución final). Después de todo, quizás no les interese tanto buscar una solución, quizás porque el contrato de seguridad no sale a concurso público y, también quizás, porque algún familiar o compañero de partido pueda estar aprovechando ese suculento contrato, adjudicado a “dedo” una vez más. Este hecho ya ha sido denunciado por la empresa de seguridad: RMD Seguridad S. L., la cual tuvo que renunciar al contrato por culpa de los sucesivos impagos, que ascienden a 128.194,34 euros.

Para colmo, el servicio de autobuses urbano no nos ofrece una mayor alegría, ni un mejor servicio, como demuestran los resultados de la encuesta realizada por el Instituto de Estadística de Andalucía. Los ciudadanos de Jaén dan la peor nota de Andalucía al servicio ofrecido por la empresa Castillo, y además, no dudan en suspender la frecuencia de paso de los autobuses de la ciudad. Nada nuevo para las personas que día a día cogemos el bus para ir al trabajo, para ir al centro de estudios, ocio, etc. Obviamente, nuestros políticos no pueden sufrir esta pésima calidad en el servicio de transporte, puesto que ellos se desplazan a su puesto de trabajo en sus coches oficiales, predicando así con el ejemplo de austeridad y sacrificio, que tanto nos quieren vender.

En medio de todas estas guerras políticas, trapicheos y prebendas, se encuentran los usuarios y trabajadores del transporte público. Los primeros sufriendo una calidad pésima en el servicio, gracias a políticos y empresarios vividores, y los segundos sufriendo retrasos en las nóminas, así como abusos y presiones por parte de esta empresa caciquil. Esos impagos son lo que hicieron que trabajadores de Castillo se vieran obligados a anunciar una nueva convocatoria de huelga a primeros de este mes de marzo. Convocatoria que rápidamente quedó anulada tras las rápidas gestiones del concejal de Seguridad Ciudadana, Tráfico y Transportes, que se movió rápido para asegurarse que no le lloviera una oleada de críticas por parte de la ciudadanía jiennense, cada vez más cansada de ser finalmente quien pague los platos rotos de tanta incompetencia política y empresarial.

Sea como fuere, lo que queda claro es que los políticos y los empresarios luchan por sus intereses, sin tener en cuenta a las personas de a pie, a los trabajadores, parados y clases pasivas.

Por nuestra parte, como trabajadores, estudiantes y parados auto-organizados y en lucha por nuestros derechos, que son los mismos que los de todo el mundo, apostamos por la movilización continuada, por tomar los problemas en nuestras manos y solucionarnos por nosotros mismos, sin engordarle los bolsillos a los políticos que se aprovechan de este sistema político y económico que parece hecho contra la mayoría de las personas. El problema del transporte “público” en Jaén es solo una pequeña muestra de lo anterior.

 

February 5, 2013
by cntjaen
0 comments

Tranvía de Jaén: crónica de una privatización anunciada

Con los resultados presentados por la auditoría técnica del tranvía realizada por la empresa Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) y la consiguiente propuesta de licitación del servicio por parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento, José Enrique Fernández de Moya da casi por solucionado este problema público que caía sobre sus hombros. Un problema que ha dado mucho que hablar y que “nuestro” alcalde ha sabido tan bien aprovechar para sus propios objetivos partidistas.

El dato clave de esta auditoría, un presupuesto anual de cinco millones de euros, ha dado el impulso necesarios para que el equipo de gobierno anunciase la licitación pública de la explotación del tranvía la semana pasada; eso sí, sin aportación municipal alguna, lo que supone la privatización y regalo (a la empresa privada) del proyecto tranviario que tanto nos ha costado a los jiennenses. En definitiva, un “regalo” de 120 millones de euros que, según las palabras de nuestro alcalde, es “deficitario” e “inasumible” y, por lo tanto, no resulta rentable para su gobierno.

Sin embargo, cabe recordar al señor Fernández de Moya que un servicio “deficitario” es algo perfectamente asumible en un organismo público, puesto que el objetivo primordial no es el beneficio económico, sino la rentabilidad social que reporta ese servicio en la sociedad. Si bien es cierto que la situación económica del consistorio no está como para asumir un coste de esa magnitud, tampoco es entendible que el equipo de gobierno se embarque en proyectos propios (claramente electoralistas) como la futura expansión comercial de la ciudad (Parque Empresarial “Santo Reino”) o la candidatura de la Catedral para que sea elegida Patrimonio de la Humanidad.

Y es que, nos guste o no, el tranvía es una infraestructura que no puede ser utilizada como arma arrojadiza entre administraciones y partidos que, a la hora de la verdad, solo se representan a sí mismos. Y lo que no se puede permitir es que los jienenses paguemos un servicio y unas infraestructuras que luego se vendan a coste cero a aquellos mismos que no dan nada gratis, ni de calidad, como el caso ya conocido de Autobuses Castillo.

Por eso, desde la CNT, queremos un servicio de transporte que no sea privado, que sea autogestionado, de calidad y gratuito para todo el mundo. Un transporte que no sirva de promesa electoral a los políticos, ni sirva para enriquecer a los capitalistas cuyo interés es diametralmente opuesto al de los que utilizamos los transportes públicos.

June 6, 2012
by cntjaen
0 comments

Los autobuses urbanos de Jaén arrancan solos…

Pues sí, efectivamente, en un alarde de modernidad el pasado miércoles pudimos comprobar cómo uno de los autobuses urbanos de nuestra ciudad arrancó misteriosamente solo a eso de las 14:45 horas y embistió una farola situada detrás del mismo.

Algo que debería ser una anécdota no es sino uno más de los agravios a añadir a la extensa lista de los problemas que padecemos todos los ciudadanos y ciudadanas de Jaén en cuanto al transporte público se refiere.

Por que aquí en Jaén lo que sí que es anécdota es que compren dos autobuses nuevos para renovar la envejecida flota. Por eso, cuando cosas de este tipo suceden, se presentan a lo grande, a los pies de la Catedral. No hay que ser muy listo para dilucidar que montar dos bestias de semejante calibre en las delicadas baldosas de la plaza puede llevar a que aparezcan desperfectos, pero bueno, parece que no lo tuvieron en cuenta.

Y mientras andamos con estas el tranvía sigue parado, aunque parece que ya tiene fecha definitiva para volver a circular en pruebas. Eso será el día 18 de Junio, y según comentan posteriormente estará circulando un año para evaluar si es rentable o no.

Desde la CNT-AIT de Jaén volvemos a reivindicar la puesta en marcha inmediata del servicio, creemos que Jaén necesita un transporte urbano digno, algo de lo que carecemos actualmente. Y ya que nuestros políticos hicieron esa inversión faraónica -la cual pagamos entre todos los ciudadanos y ciudadanas de Jaén- en tiempos de crisis, los y las giennenses queremos disfrutarla.

Si querían saber si el tranvía era rentable podían haber hecho los respectivos estudios antes de comenzar la obra. Nosotros ya estamos hartos y hartas de que nos engañen.

March 2, 2012
by cntjaen
0 comments

Contra el uso partidista del tranvía y el transporte público

Desde la CNT de Jaén saludamos el atisbo de esperanza que se vislumbra en relación a la puesta en marcha del tranvía de Jaén. Saludamos también el que sea una empresa pública, aun siendo catalana, la que pueda explotar finalmente el tranvía de nuestra ciudad.

Pero desde la CNT, como trabajadores y trabajadoras conscientes de lo que perdemos con las guerras de los partidos políticos, criticamos la constante instrumentalización partidista que se está haciendo con el tema del tranvía. En ese sentido, nos parecen impresentables las declaraciones del alcalde de Jaén en las que vincula la puesta en marcha del tranvía a la futura victoria del PP en las próximas elecciones andaluzas.

Nosotros y nosotras, que no les vamos a votar, que no vamos a votar a nadie, ponemos encima de la mesa el perjuicio que entraña para la clase trabajadora el que pongamos nuestros intereses en manos de estas oligarquías políticas que solo miran por sus intereses.

Reclamamos un transporte público y de calidad, por supuesto, pero antes que nada reclamamos que dejen de tomarnos el pelo de una maldita vez.

¡No nos representan!

February 6, 2012
by cntjaen
0 comments

Autobús urbano de Jaén: El peor valorado de toda Andalucía

El servicio de autobús urbano de Jaén es el peor valorado de toda Andalucía según los propios usuarios. En esta encuesta se vuelve a recoger el palpable malestar de los ciudadanos y ciudadanas de Jaén con el pésimo servicio de transporte urbano que padecen. Podéis leer la noticia completa en la página web del diario Ideal, os dejamos el enlace a continuación:

Leer noticia en Diario Ideal.

January 24, 2012
by cntjaen
0 comments

Los abusos de Castillo

Autobuses Castillo -la empresa concesionaria del servicio de autobús urbano en Jaén- ha conseguido finalmente que sus trabajadores y trabajadoras desconvoquen la huelga indefinida que tenían convocada para el lunes 23 de Enero ante el impago de la nómina de Diciembre y la extra de navidad. Castillo ha ingresado la nómina in extremis a los trabajadores logrando así que estos desconvoquen la huelga. Sin embargo no hay nada claro sobre lo que pasará con la nómina de Enero que se debe cobrar en unos días.

Pone como excusa Castillo que no recibe dinero del consistorio (correspondiente a los bonobús) y que la venta directa de billetes en los autobuses (dinero que directamente se queda la empresa) sólo cubre el 40% del total de los viajes. Así que ha tensado la cuerda todo lo que ha podido hasta que ha logrado que sus amiguetes apañen un crédito de 487.000 euros para pagarle. La verdad que no está mal que el consistorio pague a las empresas a las que debe dinero (como en este caso), pero lo suyo sería que lo hiciese por orden de prioridad, es decir, que paguen primero las facturas más atrasadas. Y es de sobra conocido que no se ha obrado así.
El empresario aparecía hace unos días en los medios diciendo que se sentía avergonzado de no poder pagar a sus trabajadores por falta de liquidez. Sin embargo desde el Ayuntamiento, el Concejal de Hacienda rebatía ese argumento declarando que Castillo si tiene liquidez para hacer frente a los pagos.

Castillo juega con el monopolio que ostenta en el transporte público de Jaén -cuya concesión fue renovada en la anterior legislatura del PP por 25 años más- y ahora además abusa con descaro de los derechos de sus trabajadores.
Dice José Castillo que se avergonzaba de no poder pagar a los trabajadores, pero parece que no siente tal verguenza al abusar de los derechos de los mismos para presionar al Ayuntamiento. Tampoco parece que le de vergüenza que en su empresa no se respeten los turnos y descansos de la plantilla, así como tampoco parece avergonzarle el nefasto servicio de transporte público que ofrece la empresa que dirige.

La ciudadanía de Jaén está harta de un servicio que se caracteriza por su mala calidad, con autobuses del pleistoceno, por su elevado precio, por barrios que no son cubiertos por ninguna línea, por el solapamiento de líneas, falta de autobuses en horas punta, y un largo etcétera. Mientras, y gracias a la incompetencia política, el tranvía sigue parado. Comienza a escucharse por todos los rincones de la cuidad el comentario de que el recorrido del tranvía se destinará dentro de poco a aparcamientos de zona azul. No, no es un chiste. Por lo menos podremos presumir de tener la zona azul más cara del mundo, ¡100 millones de euros de infraestructura oíga!

Parece vergonzoso e increíble que tan siquiera pueda llegar a plantearse esta situación. Los ciudadanos y ciudadanas de Jaén hemos pagado una infraestructura que queremos disfrutar. Si bien consideramos que el tranvía (estando en la situación económica en la que estaba el Ayuntamiendo) no debió llevarse a cabo, una vez hecho (con nuestro dinero, repetimos) queremos usarlo. No andamos precisamente sobrados en cuanto al servicio de transporte público se refiere, y desde la CNT de Jaén consideramos que la puesta en marcha del tranvía es positiva para la ciudadanía. Es un servicio rápido, cómodo, eficiente y mucho menos contaminante que otros medios, pero por desgracia parece que no es una prioridad en la agenda de Fernandez de Moya. Nuestro actual alcalde que ya lleva unos cuantos días en el cargo (tomó posesión el 11 de Junio de 2011), se ha ocupado de labores mucho más importantes, cómo por ejemplo traer a la legión para izar la bandera española en el boulevard. Sin embargo nada sabemos los ciudadanos y ciudadanas de Jaén del trabajo de nuestro alcalde en aras de hacer crecer el empleo en nuestra ciudad o de proponer soluciones para que el tranvía se ponga en marcha.

Ante esta situación desde la CNT de Jaén volvemos a hablar alto y claro, señalamos directamente a unos políticos irresponsables que no son capaces de ponerse de acuerdo para que el tranvía entre en funcionamiento de una vez por todas. Aquí los únicos perjudicados somos los habitantes de Jaén, que sufrimos la incompetencia de los políticos y los abusos de un empresario sin escrúpulos que maneja a sus anchas el monopolio del transporte público en Jaén. Por eso decimos ¡Basta de políticos ineptos y de empresarios sinvergüenzas! ¡Queremos un transporte público digno para los ciudadanos y ciudadanas de Jaén!

December 5, 2011
by cntjaen
0 comments

Tranvía.- Una inversión millonaria abandonada a su suerte

Reproducimos a continuación la noticia publicada el día 5 de Diciembre de 2011 en el Diario Jaén

Hay ciudades en España que tienen sus proyectos tranviarios guardados en un cajón por falta de fondos públicos. La crisis hace que todas las provincias andaluzas tengan algún ejemplo de obra paralizada o ralentizada.

Sin embargo, lo que ocurre en Jaén es algo único: se invirtieron cien millones de euros en un medio de transporte que cumple doscientos días abandonado a su suerte.

Hay millonarias y necesarias infraestructuras en las ocho provincias andaluzas, incluida la de Jaén, que llevan años de proyectos y estudios informativos, de vueltas y más vueltas, y que consiguieron, al final del túnel, ver algo de luz. Sin embargo, las circunstancias económicas bloquearon esa salida que se percibía e hicieron que las obras quedaran paralizadas o, en algunos casos, ralentizadas. Tal es el caso del Metropolitano de Granada, la conclusión de la autovía de la Almanzora de Almería o el millonario y representativo puente de la Pepa de Cádiz. Lo mismo ocurre con la urbanización y restauración del monumental Paseo de la Ribera cordobés, la circunvalación SE-40 de Sevilla o la llegada de la alta velocidad a Huelva y su expansión por Málaga.

Se trata solo de ejemplos de proyectos que se ven azotados por la crisis y cuyas consecuencias repercuten en el bienestar de los ciudadanos. En medio de este maremágnum de despropósitos, el tranvía de Jaén aparece como “colmo de los colmos”. Se trata de un medio de transporte que proyectó, en campaña electoral, el anterior equipo de Gobierno y que la Junta de Andalucía materializó en tiempo récord. Se construyó un trazado de casi cinco kilómetros en diecinueve meses, lo nunca visto, cuando hay ciudades, incluso en Andalucía, que llevan años y años dibujando proyectos.

Sin embargo, el sistema tranviario está paralizado y, lo que es más grave, abandonado. No existe mantenimiento ni de las infraestructuras en sí ni de las cinco unidades tranviarias que están guardadas en el recinto de cocheras. ¿Por qué esta continuada paralización? Las respuestas dependen de a quién se le pregunte. Por ejemplo, el Ayuntamiento culpa al anterior equipo, liderado por Carmen Peñalver, de “despilfarrar” en una obra que, según el Gobierno del Partido Popular, no era ni necesaria ni demandada por la ciudadanía. Y el actual grupo de la oposición, el Partido Socialista, aduce que no existe voluntad política por parte del alcalde, José Enrique Fernández de Moya, de ponerlo en funcionamiento. El máximo dirigente de la ciudad contesta que desde que tomó las riendas del Ayuntamiento no ha parado ni un solo minuto de cerrar los “flecos sueltos” de la anterior Corporación. El caso es que un juez paralizó la gratuidad del sistema tranviario el 19 de mayo y, hoy, doscientos días después, el tranvía no se ve por las calles de la capital. Ya no hay motivo judicial alguno que lo impida. Ahora, el problema está en quién lo explotará y a qué precio. El equipo de Gobierno nunca vio rentabilidad en un transporte que es público y que nunca puede ser rentable. Abre la vía a las empresas para que inviertan en él, pero parece ser que las cuentas no salen.

La principal consecuencia de la paralización de un sistema que es la envidia de muchas ciudades es que las compañías que lo construyeron no están dispuestas a dar garantías en una situación de abandono. Fuentes consultadas por este periódico aseguran que si, por ejemplo, los trenes no tienen ningún tipo de mantenimiento, la firma que los construyó no correrá con los gastos que implicará su desuso. Lo mismo ocurre con las vías o el anecdótico robo de césped. Hoy son doscientos días en “stand by”. Una cuenta atrás con incierto final.

Noticia en la web del Diario Jaén.